Maternidad

El chip de mamá un año después

Hoy por fin mientras Facundo hace su siesta de la tarde me siento con ganas de ponerme a escribir algunas líneas. Si me siguen por las redes saben que he estado metida con las clases (dicto en un instituto), con el lanzamiento de mi nueva marca de accesorios para bebé (wabi), mis asesorías de imagen… y claro paro de contar pues abandoné al blog.

Carla y Facu-30
Cambié las revistas y blogs de moda por las páginas de padres y los grupos cerrados de facebook donde encontré a mamás con dudas muy parecidas a las mías. Durante mis madrugadas vi cuanta serie aparecía o recomendaban en netflix… un año después aprendí a dejar el celular a un costado… Facundo aún no duerme de corrido pero ahora valoro más mis minutos y horas y trato de dormir como sea.

cof

Comencé a leer e investigar mucho sobre tendencias como #zerowaste #plasticfree y muchas otras que planeo compartir con ustedes si me lo permiten. Dejé de pedir bolsas y cañitas de plástico cada vez que podía. Quiero un mejor planeta para él… y aún estamos a tiempo.

Durante este tiempo descubrí que mi manera de hacer catarsis era a partir de las historias que publico en las noches a través de mi cuenta de Instagram (clic aquí si aún no me sigues).

Me olvidé de mi por muchos meses, podía pasarme los días en buzo, sin “arreglarme” pero con mi hijo bien vestido porque amo tomarle fotos todos los días… llámame #mamarazzi. No digo que esté mal estar en buzo… pero si me conoces sabes que ese no es mi estilo, que me encanta(ba) saber de las tendencias de moda, probar nuevas cremas y tendencias de maquillaje… pero claro.. vino Facundo a revolucionar mi vida, mis gustos y mis objetivos.

sdr

Llevo meses tratando de encontrarme, de tener un espacio para mi, de disfrutar el trabajo… pero solo era feliz cuando estaba con él… tenía angustia cada vez que tenía que irme a dictar, cada vez que tenía que ir a buscar telas o proveedores…

Un año después cuestiono mucho las cosas, por más sencillas que sean… un año después me digo todas las noches lo agradecida que estoy por tener esta familia, un año después descubrí que puedo pasar horas viendo dormir a alguien y sentir que no necesitas nada más.

Ser mamá no me dio ningún superpoder, no me hizo invencible y tampoco tener siempre la razón… ser mamá me hizo alumna de la vida, alumna de Facundo… porque todos los días aprendo algo con él. Todos los días son regalos junto a ti querido hijo.

rbt